Los mejores roboadvisors en España 2020

Mejores roboadvisors 2020

Realmente lo de “robo-” se refiere a que se supone que hay un “robot”, vamos, un algoritmo. Se supone que el algoritmo va reestructurando los pesos de las carteras de inversión automáticamente.

También se refiere a que puedes automatizar las aportaciones, algo muy útil si inviertes a largo plazo. De todos modos eso no eso no es nada nuevo… Los seguros de inversión en fondos (unit-linked), los seguros de ahorro o los planes de pensiones llevan décadas y décadas permitiendo esa “automatización”. Si el roboadvisor que elijas te permite domiciliar un recibo de aportación periódica, tanto mejor.

La parte de “-advisor” es, sin embargo la que más nos chirría: se supone que significa que te asesoran (“advice”). ¿Seguro? Pues no: por el modelo de negocio de bajísimas comisiones propio de los roboadvisors, es muy difícil que recibas ese asesoramiento o advice.

Esto se debe básicamente a que no es rentable ofrecerlo porque requiere enorme intervención de un ser humano. Esa intervención sería la de tu asesor, lo cual, además de aumentar los costes (el asesor suele tener que comer y comprarse una casa… ). Eso es tremendamente difícil de automatizar y de escalar. En general, para clientes pequeños (<500.000€) no esperes asesoramiento (advisory) personal.

Entonces, ¿hay asesoramiento o no? Depende de cada roboadvisor, pero por supuesto el servicio mejora notablemente si eres un cliente-inversor con capacidad de invertir cantidades grandes. Así sí tendrás un servicio de seguimiento personalizado de la cartera. Indexa, por ejemplo, hace esto muy bien para clientes a partir de 500.000€ euros.

La gestión automatizada y los fondos indexados tienen mucha relación

Además has de saber que la gestión automatizada o roboadvisors se mueven dentro de la opción de inversión que se decanta por la gestión pasiva o fondos indexados. Todo muy boglehead. Si esto de “gestión pasiva” te suena a chino te recomendamos que, antes de seguir leyendo aprendas la diferencia entre gestión pasiva y gestión activa.

Tras muchos años dedicándonos a estar en los mercados financieros con nuestro s propios dineros como inversores, sabemos que detectar o entender la diferencia entre ambos tipos de gestión a mucha gente no le resulta fácil.

Numerosísimas veces nos han dicho en llamadas o videoconferencias que, tras nuestras explicaciones, somos los únicos que les hemos dejado clara la diferencia. Esto es vital: aprende esa diferencia.

Pero bueno, en resumidas cuentas, un roboadvisor es una opción de inversión más barata*, más sencilla y más simple para la inmensa mayoría de la gente. Y esto es aún más verdad en España, donde la cultura financiera en lo que a inversión en los mercados financieros se refiere, es aún muy muy incipiente.

La gran ventaja para el inversor medio es la posibilidad de acceder a los mejores fondos indexados de “Clases Limpias” (Vanguard, iShares y Amundi y etcétera) que hasta hace muy poco eran inaccesibles. ¿Por qué? Porque la clase institucional requiere una mínima aportación inicial de varios millones de euros.

Desde luego, en “tu” banco de toda la vida no están dispuestos a abrirte la puerta a tales fondos, por el sencillo motivo de que no ganan comisiones.

* Los conceptos “barato” y “caro” son relativos a varios parámetros. Si te quedas leyendo te explicaremos por qué decimos esto.

Algo importante acerca de cómo invertir con roboadvisors

  • Hay plataformas (que no son roboadvisors) donde uno puede configurarse por sí mismo todo. La asignación de fondos propia de cualquier roboadvisor hecha por ti mismo hace que todo sea aún más barato. Es decir, sin pagar las comisiones que los roboadvisors cobran “por dártelo hecho” (veremos a qué puede conducir esto, con sus pros y sus contras)
  • La inmensa mayoría de comparadores de roboadvisors que verás por internet te recomiendan “este y este otro” porque… ¿Por qué crees? Pues porque tienen programa de afiliación pactado con el roboadvisor equis. De este modo, es muy probable que el comparador te vaya a recomendar aquel roboadvisor que más les pague. Puro lead passing. Ingenuidad cero
  • En definitiva, todo roboadvisor es bueno, es una pura commodity, y la distinción en lo básico es inapreciable. En España, un español medio que ni puede ni quiere ni sabe dedicar tiempo a configurarse su propia cartera, encontrará en cualquier roboadvisor el trabajo ya hecho y las carteras (excelentes) ya configuradas
  • El modelo de negocio de cualquier roboadvisor es el volumen gestionado: las comisiones son tan bajas y el margen  de ganancia tan ridículo, que la supervivencia del roboadvisor a medio largo-plazo será debida a que el volumen gestionado sea suficiente para que el modelo de negocio sea rentable. Si no lo es, y eso dura mucho tiempo, antes o después tendrán que dejar de dar servicio a los clientes… O empezar a cobrar por ello. Dicho en román paladino: asegúrate de que el roboadvisor elegido esté ya ganando dinero por las comisiones que cobra o tenga pinta de que pueda hacerlo. También puede suceder que el cliente termine siendo rentable por otros motivos. Es como tu panadero: si no gana dinero por el pan que te vende es muy probable que tenga que cerrar el negocio.

Qué comisiones ganan los que gestionan estos roboadvisors

Tanto esa pequeña comisión que añade el roboadvisor como la comisión de los fondos utilizados es extraordinariamente baja. Y más aún si lo comparamos con lo que vas a encontrar en la banca tradicional: fondos de gestión activa caros, ineficientes y que en más de un 80% o 90% no logran batir a sus índices de referencia.

La clave de un roboadvisor es que es para “perezosos”. Esto no es ningún baldón (injuria, insulto), por supuesto. Es decir, los que ofrecen estos servicios de inversión te dan ya montada una oferta de carteras indexadas muy bien pensadas.

Hasta hace no tanto tiempo, esas carteras indexadas eran imposibles de conseguir en España. Acceder a fondos indexados de clase institucional de la gestora Vanguard era un sueño para los que llevamos dos décadas invirtiendo.

A cambio de dicho servicio, el roboadvisor te cobrará una pequeña comisión que se sumará a los fondos que ellos te seleccionan y a los que ellos te dan acceso. Ahí puedes estar seguro de que la selección realizada por los del roboadvisor en cuestión es una muy buena selección. Y es muy probable, pero mucho además, que el inversor medio español no sepa autoconfigurarse algo semejante.

Es verdad que ahora, con las plataformas que comentamos en otro artículo, ya uno pueda calcar las carteras de los actuales roboadvisors y, así, ahorrarse incluso el coste de los mismos. Por eso decimos que es “para perezosos”. Al final mucha gente prefiere decir, “mira, lo dejo aquí y listo, porque prefiero evitarme las movidas de tener que hacérmelo yo solo a través de las plataformas”.

Es decir, en muy resumidas cuentas, en España tenemos tres opciones

  • la banca tradicional con sus fondos caros e ineficientes (en su inmensa mayoría)
  • las plataformas citadas donde te lo montas tú mismo (DIY do-it-yourself)
  • y los roboadvisors en sí mismos

Las dos últimas opciones son in-fi-ni-ta-men-te mejores opciones respecto a la banca comercial tradicional, eso sin duda.

Obviamente, en la segunda opción el perfil de cliente es aquel que no quiere siquiera pagar la pequeñísima comisión que añaden los roboadvisors.

Vamos a ver la diferencias entre las dos últimas opciones.

Cuando decimos que la oferta es infinitamente mejor queremos decir eso: desde el lado de la oferta es innegable que estamos ante opciones de inversión para gente normal que están a años luz (positivamente hablando) de los fondos malos y caros habitualmente ofrecidos por las entidades bancarias comerciales tradicionales.

Pero ojo: desde el lado de la demanda (donde estás tú como lector de este artículo), el cliente o inversor también tiene que formarse, saber qué esto de los roboadvisors y por qué es más recomendable usarlos.

Está claro que por eso estás leyendo esto y seguro que te aporta info de interés. Sigamos…

¿Ivertir tú mismo con una plataforma o a través de un roboadvisor?

La diferencia entre los roboadvisors las plataformas self-service estriba en que los roboadvisors cobran una pequeña comisión anual extra sobre el volumen gestionado. Esta comisión se añade a las comisiones de gestión de los fondos que componen las carteras u opciones de inversión.

¿Por qué… ?

Pues porque te dan la configuración de distribución de la cartera ya hecha. Es decir, hay un brain-power ahí. Gente que sabe más que el cliente-inversor medio ofrece la selección ya hecha, la distribución de la cartera, el asset allocation.

Además, te hacen la “reestructuración” o “reequilibrio” automático de la cartera. Hay muchos que a la “reestructuración” o reequilibrio” lo denominan “rebalanceo”, en una mala traducción del inglés “portfolio rebalance”.

Daos cuenta de que la inmensa mayoría de la población española pasa olímpicamente de estos asuntos. De esa inmensa mayoría surge una pequeña parte de la población que empieza a mostrar interés por el asunto de la  inversión, de la independencia financiera, del movimiento FIRE, etcétera.

Pero pese a ese interés inicial que algunos empiezan a tener sobre estos asuntos y sobre este mundillo, la inmensa mayoría no sabe ni por dónde empezar. ¿Qué hacer entonces? 

Tras llevar más de quince años invirtiendo en los mercados financieros a título personal y tras haber hablado con miles (sí, miles) de personas, si te encuentras en este punto tienes cuatro opciones (más una quinta)

¿Qué pasos puedo seguir para empezar a invertir en fondos indexados?

  1. Contratar a un asesor independiente para que te oriente: le pagas una vez (one shot) para que te diga cómo hacerlo y luego eliges una plataforma lo que te haya dicho el asesor. Pro: tendrás lo mismo que un roboadvisor pero ahorrándote la comisión anual del roboadvisor. Contra: es muy difícil que logres dar con un asesor que no te trate luego de convencer de que inviertas en los (sus) fondos que él te diga. Además, posiblemente, esos fondos no serán la opción de gestión pasiva barata y eficiente que implica la gestión pasiva per se
  2. Contratar directamente un roboadvisor para coger confianza y conocimientos durante tus primeros años como inversor. Una vez logrado eso, traspasar tus fondos a una plataforma de las que veremos (no hay impuestos por el traspaso). Así, finalmente terminarás ahorrándote la comisión de gestión del roboadvisor, la cual, insistimos, es bajísima)
  3. Contratar un roboadvisor y quedarte ahí siempre, porque eres “perezoso” y no quieres ni siquiera dedicar tus primeros tiempos como inversor a formarte algo más por ti mismo.
  4. Ir directamente a una plataforma y autoconfigurarte tú la cartera, porque la opción 1 no la consigues: no logras que ningún asesor, incluso pagándole, te dé la selección indexada ya hecha. Pero al ir directamente a la plataforma, tendrás de algún modo que saber qué decisión de selección de fondos/cartera quieres y por qué

A estos cuatro escenarios has de sumar lo importante que es ir leyendo y formándote para lograr de algún modo sustituir los puntos 1 y 4. Aprender cierta cultura financiera en tanto puedes ir empezando por el punto 2 es muy inteligente. A esto has de añadir que ya puedes haber caído en la cuenta del truco: revisarte las carteras preconfiguradas de los roboadvisors existentes y fusilarlas en tu plataforma por ti mismo (¡copiar, copiar, copiar!). Eso sí, el ‘rebalanceo’ tendrás que hacerlo por ti mismo…

¿Qué aporta un roboadvisor entonces?

Date cuenta de que un roboadvisor es una mera commodity. O al menos lo es en su estructura básica, en la idea que le da el esqueleto. De hecho, ya verás cómo los de MyInvestor han visto este punto claramente, si lees nuestro artículo acerca de plataformas de inversión. Y para ello tendrás que sustituir el brain power que te aporta un roboadvisor por ti mismo, por tus propios conocimientos… Leyendo, informándote…

Lo que aporta ya lo hemos mencionado en un párrafo anterior: know how o brain power a la hora de darte una excelente selección de fondos y activos. Si no sabes ni por dónde empezar, eso vale su peso en oro. Con eso está más que suficientemente justificada la comisión del roboadvisor.

¿Cómo empezar con un roboadvisor?

Cada roboadvisor te ofrece un proceso simple, muy simple, que generalmente se mueve conforme a estos principios:

  • Primero haces un test para establecer tu perfil de inversor de modo que al final de dicho test te saldrá una propuesta de cartera adaptada a las respuestas que hayas ido dando
  • Después inviertes el mínimo requerido por cada roboadvisor (lo veremos después)

Obviamente, hay más cosas a considerar, por ejemplo: puede que las respuestas que dé el usuario no sean adecuadas, de modo que el resultado final que te ofrezca el resultado del test igual no es perfecto para el objetivo que buscas… A tal fin, los criterios de evaluación del perfil del cliente de Indexa nos gustan mucho, por citar un ejemplo.

Un ejemplo de esto: es muy habitual ver que una persona de 30 años de edad responde que quiere invertir a largo plazo (más de una década) con vistas a la jubilación… y sin embargo a la vez responde que desea “algo conservador”.

Eso, siendo totalmente aceptable desde el punto de vista de la psicología personal  (que incluye miedos y desconocimientos, y un largo etcétera), se da de patadas con la lógica financiera del proceso de inversión (pues a largo plazo es más lógico aspirar a tener más peso en renta variable, no aspirar a ser “conservador”).

Si te quedas leyendo el contenido de esta web, sin duda aprenderás qué es una adecuada concepción de lo que es el riesgo… una de las cosas más difíciles de definir, ciertamente.

Análisis y comparativa básica entre MyInvestor, Indexa y Finizens

Vamos a analizar tres principales roboadvisors que hay en España. Hay más, por supuesto, pero estos tres bastan para pintar la foto inicial del asunto.

Antes de nada, la figura legal de estos tres:

El primero del listado, MyInvestor, es definido como un neobanco: es agente bancario de Andbank España. Está supervisado por el Banco de España y por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los ahorros que los clientes tengan con ellos están amparados bajo la garantía del Fondo de Garantía de Depósitos Español, y las inversiones los están por el FOGAIN.

Los otros dos, Indexa y Finizens, son agencias de valores. Ambas están autorizadas y supervisadas por la CNMV:

ROBOADVISORCOMISIONES TOTALESnº DE CARTERAS
MyInvestor0,4% – 0,43%4
Indexa0,19% – 0,64% (carteras) y 0,67% plan de pensiones10 y 2 planes pensiones
Finizens0,38% – 0,65% (carteras) y 0,54% plan de pensiones5 y 5 planes pensiones

Volumen gestionado, ¿por qué es importante?

Veamos ahora el volumen gestionado a fecha de noviembre de 2020 por cada uno de ellos. El volumen gestionado es importante porque este, insistimos, es un negocio de bajísimas comisiones, de modo que cuanto más volumen se gestione, más estable es la futura supervivencia del negocio.

Dicho de otro modo: al elegir un roboadvisor (o una plataforma, como el neobanco que es MyInvestor), busca que éste esté ganando dinero o tenga visos de hacerlo.

Un negocio rentable por su volumen bajo gestión da tranquilidad a los clientes en el futuro. Un negocio que no sea rentable, antes o después dejará de prestarte sus servicios o de empezar a cobrarte más comisiones por ello.

Esto quedó patente si recordamos el caso (que algunos quizá conozcáis) de lo sucedido con la plataforma de BNP Paribas Personal Investors y cómo finalmente fue comprada por Renta 4 y los clientes empezaron a pagar una comisión extra que antes no pagaban.

Volumen gestionado por MyInvestor

MyInvestor gestiona más de 500 millones de euros de más de 30.000 clientes. Esto es entre en sus carteras preconfiguradas de roboadvisor más lo gestionado a través de la plataforma de acceso libre a los fondos que ofrecen.

Este es un dato importante porque MyInvestor fue lanzado en junio de 2020 y en sólo un mes ya consiguió un volumen bajo gestión superior a los 500 millones de €.

Es decir, en menos de un mes MyInvestor logró el mismo volumen bajo gestión que a Indexa le costó casi cinco años en conseguir (Indexa fue lanzado en 2015). En número de clientes sucede más o menos lo mismo.

Volumen gestionado por Indexa

Indexa gestiona más de 564 millones de euros a mediados de noviembre de 2020 de más de 25.000 clientes. Desglosados así:

  • Carteras de fondos indexados: 443 M€
  • Planes de pensiones indexados (individuales y empleo): 107 M€
  • Planes de EPSV: 9 M€
  • Fondo de fondos Indexa RV Mixta Internacional 75: 5 M€

Volumen gestionado por Finizens

Información no disponible respecto al volumen bajo gestión en sus carteras de fondos.

En el total de sus 5 planes de pensiones Finizens gestiona algo más de 13 millones de euros.

En cuanto al número de clientes, Finizens cerró 2019 con 7.541 clientes.

Una comparativa de características de MyInvestor, Indexa y Finizens

MYINVESTORINDEXAFINIZENS
Tipo contratoContrato de gestiónContrato de gestiónContrato de gestión
Tipo inversiónCartera fondos indexados* y plan de pensionesCartera fondos indexados y plan de pensionesCartera fondos indexados y plan de pensiones
Mínimo inicial1000€3000€1000€
Mínimo aportación posterior150€No hay**300€
Comisión mínima0,4%0,19%0,38%
Comisión máxima0,43%0,64%***0,65%
Nº Carteras4105
Nº Plan de pensiones25
Aportación periódicaPuedes domiciliarlaHas de hacer transferencia desde tu bancoHas de hacer transferencia desde tu banco****
Rebalanceo automático
Volumen AUM+500 M600 MNo disponible
Año iniciojunio 202020152015

* En MyInvestor, como veremos, también te puedes autoconfigurar la cartera libremente a través de su plataforma de inversión

** No hay mínimo, pero las compras de los fondos se realizan a partir de 150 € aportados. En Indexa dicen, literalmente: “Una vez aportado este importe mínimo inicial no hay límite, ni mínimo ni máximo, a las aportaciones que puedes hacer a tu cuenta en el banco custodio, gestionada por Indexa”.

*** En Indexa es muy importante que tengas en cuenta que las comisiones bajan aún más en su máxima comisión si eres un cliente a partir de los siguientes tramos: más de 10.000€; más de 100.000€; de más de 500.000€; más de 1.000.000€ y más de 5.000.000€. De todos modos, habrías de invertir más de 1 M de € a través de Indexa para que la comisión máxima fuese más baja que la máxima de MyInvestor (donde no importa el importe).

**** El plan de ahorro de Finizens sí permite domiciliar las aportaciones periódicas.

Opinión final y algún detalle

Acerca del número de carteras: más oferta de perfiles no tiene por qué ser mejor. En principio, cuantas más carteras te ofrezcan, más rango de ajuste para el perfil de riesgo de cliente existe.

En Indexa, trabajan con 30 carteras modelo. A partir de ahí pueden ofrecer a cada cliente 10 perfiles inversor. Esto permite construir una cartera acorde a dos aspectos importantes: el perfil inversor y el importe de su inversión. Por eso en Indexa ofrecen 10 perfiles de inversor por 3 tamaños de carteras (menos de 10 mil euros, de 10 a 100 mil euros y más de 100 mil euros). Este modo de ver las cosas nos gusta mucho y es digno de ser mencionado.

Si nos fijamos en MyInvestor o en Finizens, no hay tantos perfiles de inversor distintos (4 y 5, respectivamente); pero esto no tiene por qué ser ni un handicap ni un defecto. Simplemente la mayor parte de la gente verá que con eso es suficiente. La oferta de Indexa destaca en cuanto a que se amolda mucho más a las particularidades de mucho clientes y/o de gente que busque más “precisión” en el perfilado.

De todos modos, para que estos datos no te lleven a la indecisión y te quedes bloqueado con si es mejor que alguien ofrezca 5 perfiles o que otro ofrezca 10, te contamos una anécdota del propio Warren Buffett: a él en su testamento le ha bastado indicar que todo su milmillonario patrimonio se distribuya en sólo dos fondos indexados Vanguard.

Es decir, que en su testamento Buffett considera suficiente que su fortuna, a su muerte, se distribuya al 90% en un fondo indexado al S&P500 y el 10% en un fondo indexado de renta fija americana a corto plazo.

Y si a Buffett, que es el mejor inversor de todos los tiempos, le parece suficiente a nosotros también ¿verdad?

Insistimos: una variada oferta de perfiles (como la de Indexa) es excelente. Pero para la mayoría, inmensa mayoría, basta con 4 o 5 perfiles. Lo decimos no por criticar a Indexa (¡es excelente!).

Lo decimos porque tú como futuro inversor no te bloquees en la decisión ni caigas en ser un talibán de los numerosos perfiles de riesgo.

De hecho, con invertir periódicamente con disciplina, hacerlo más de 10 años y no inmutarte en las noticias cortoplacistas de los mercados (eufóricas o catastrofistas), habrás disipado el riesgo enormemente y, muy muy problablemente, te irá bien. Eso lo veremos en otro artículo explicando las tablas móviles de las décadas del S&P 500.

Es mucho más importante acompañar todo este proceso de inversión con un asesor personal que el hecho de fijarse en detalles donde mucha gente pierde el tiempo.

Deja en comentarios tu pregunta o duda si quieres que incluyamos más aspectos.

Deja un comentario